Con la finalidad de mejorar su experiencia de navegación esta web contiene cookies.

OK Más información

Pol. Ind. Dehesa de Cebrián, C/ Bujalance, Parcela 25-27, 14420, Villafranca de Córdoba, Córdoba (España) 957 191 191

Diferencias entre Granallado y Arenado

Diferencias entre Granallado y Arenado

El término de arenado, granallado e incluso chorreado son confundidos a menudo y utilizados como sinónimos aunque no pueden ser considerados procesos iguales de forma estricta. Intentaremos definir los distintos conceptos.

Se habla de arenado cuando se aplica un tratamiento superficial por impacto de partículas a alta velocidad sobre una superficie. Cuando las partículas son de sílice, en definitiva algún tipo de arena, la técnica recibe el nombre indicado. Habitualmente esta técnica se realiza con equipos de uso manual en ambientes muy ventilados y preferiblemente fuera de un recinto cerrado. La aplicación de arenas para la limpieza o preparación de superficies está en desuso ya que su uso continuado aumenta el riesgo de padecer la enfermedad conocida como silicosis. En todo caso con las medidas de protección adecuadas y en ambientes altamente ventilados o a la intemperie es aún aplicado por la economía del abrasivo.

Las partículas de sílice son arrastradas por un flujo de aire a presiones entre 2-10 kp/cm2. A través de una manguera dotada con una boquilla y manipulada por un operador que aproxima a la superficie y desplazándola adecuadamente produce la limpieza o decapado de la misma.

Diferencias entre Granallado y Arenado

De forma similar al arenado pero utilizando abrasivos distintos a la sílice como el óxido de aluminio (corindón), partículas de vidrio, partículas poliméricas e incluso partículas procedentes de residuos orgánicos como la cascaras de algunos frutos secos, la técnica recibe el nombre de chorreado. Los equipos pueden ser manuales u operados de forma semiautomática o automática. Los principios son similares al arenado ahora un sistema de presión o bien sistemas de succión, mediante aire comprimido arrastran a las partículas abrasivas que son lanzadas a alta velocidad sobre la superficie impactando sobre ella y produciendo la limpieza o tratamiento de la misma. También se puede utilizar esta técnica para preparación para pintura o con efectos decorativos, entre otros objetivos.

La operación de granallado difiere con respecto a las de chorreado y arenado fundamentalmente por el medio que se utiliza para lanzar y proyectar las partículas sobre la superficie a limpiar o tratar. Ahora en el granallado se utilizan turbinas que mediante las palas de las mismas lanzan los abrasivos a alta velocidad. En el caso del chorreado y arenado el arrastre de las partículas se hace mediante presión de aire comprimido y ahora se utiliza una turbina a alta velocidad que proyecta el abrasivo. Además en el caso del granallado los abrasivos son más pesados y las granallas son fundamentalmente férricas: acero, acero inoxidable e incluso hierro fundido, entre otras. Las geometrías, tamaño y forma de las granallas tiene influencia relevante en la forma de acabado superficial. Los equipos que utilizan sistemas de granallado suelen operar de forma automática y existen en el mercado multitud de disposiciones. Existen granalladoras continuas, ahora las piezas son dispuestas sobre una cinta que se desplaza y son granalladas en continuo. Las granalladoras de gancho que permiten disponer a las piezas en soportes fijadas a un gancho y colgadas. Las piezas giran dentro del equipo y son sometidas al impacto del abrasivo. Las granalladoras de mesa giratoria, ahora las piezas se disponen en una mesa y giran en el equipo. Otras muchas disposiciones existen en el mercado y se adaptan al tamaño, constitución y número de piezas.

Publicado el 24 de enero de 2018 por Tecnimacor en:
Etiquetas:
Categorías: Noticias y Novedades