Con la finalidad de mejorar su experiencia de navegación esta web contiene cookies.

OK Más información

Pol. Ind. Dehesa de Cebrián, C/ Bujalance, Parcela 25-27, 14420, Villafranca de Córdoba, Córdoba (España) 957 191 191

Origen del Teflon

Origen del Teflon

El responsable del origen del teflon fue Roy J. Plunkett (19101994), nacido en Ohio, graduado y doctor en química. Fue contratado en 1936 (año de su doctorado) por la empresa DuPont, en la que permaneció toda su vida laboral. Fue en 1938, mientras trabajaba en el desarrollo de sustancias refrigerantes, cuando realizó el hallazgo. Plunket estaba buscando la manera de producir cantidades de tetrafluoroetileno (TFE) suficientes como para poder utilizarlas industrialmente.

Tras construir una planta piloto y obtener las cantidades necesarias pasó a realizar distintas pruebas con el TFE obtenido. Colocaba el TFE en cilindros refrigerados con CO2 sólido (nieve carbónica). Con la colaboración de su ayudante, Jack Rebok, estaba un día vaporizando el contenido de un cilindro de TFE que contenía unas dos libras de gas. Según se vaporizaba el gas pasaba por unos medidores de flujo y entraba en una cámara donde el TFE reaccionaba con otros productos químicos. Aquel día, poco después de comenzar el experimento, Jack Rebok avisó a Plunkett de que algo no funcionaba bien. El flujo de TFE se había detenido, pero el cilindro seguía conteniendo masa. Al desmontar la válvula y abrir el cilindro encontraron en su interior una sustancia blanca en forma de polvo, este es el origen del teflon.

Parecía que el TFE se había polimerizado dando lugar a este polvo. Al caracterizarlo, Plunkett descubrió que era inerte a todos los disolventes, ácidos y bases disponibles. La DuPont se interesó por el descubrimiento de su científico e incluyó el PTFE dentro de su sección de polímeros.

Tras ello el teflon comenzó a ser probado y exhibió los siguientes aspectos: (i)no se disolvía en solventes, (ii) no sufría ataque por ácido corrosivo al entrar en calor (iii) soportaba altas temperaturas (500 °C) sin sufrir daños, (iv) poseía características de. Con todas estas características más adelante Louis Hartmann, en la década de 1950, lo comenzó a utilizar y dio pie al origen del teflon como revestimiento de utensilios de cocina.